Casa de campo, Funes

Casa de campo, Funes.

[nggallery id=89]

Implantada en un terreno de 3600 m2,  esta obra  rememora la antigua casa tipo claustro partido al medio,   del siglo XIX, pero es  una propuesta  contemporánea, una reinterpretación de aquella arquitectura.

Los interiores tienen alturas importantes y relacionadas con sus dimensiones, muros sólidos, pocas molduras y mamparas de vidrio repartido con color, reinterpretadas actualmente. Espacialmente es  integradora,  la iluminación natural es protagonista, ya que los espacios sociales están integrados. Se buscó la buena orientación, la iluminación y ventilación naturales.

Proyectada simétricamente con una centralidad en un eje, un palo borracho,  que coincide con el eje de la piscina, perpendicular a la galería central de la casa. En composición, con la vivienda,  la casa de huéspedes, con una gran galería casi perimetral, parrilla, horno de barro, y estacionamiento. La superficie del terreno permitió diferenciar zonas funcionales, de descanso y ocio para disfrutar de la casa todo el año. Aberturas recicladas de antiguas casas, paleta de colores contemporáneos en el exterior como en su interior, combinación de porcellanato opaco y madera para solados interiores y veredas perimetrales en canto rodado.

La cocina es un gran espacio integrado con el living comedor, un área de 5m x5m, con una mesada longitudinal, bajo una gran abertura de vidrio repartido con guarda perimetral en colores, una mesa de campo ubicada en el centro y como limite compositivo y visual, un nicho de 2 mts de altura,  conteniendo en su interior la heladera y  una banquina que aloja un mostrador de ferrocarril antiguo.

[nggallery id=90]

[ad name=”468×60″]

El living comedor es un gran espacio de 52m2,  que remata con un volumen que compone el hogar a leña y  se completa con un mueble de madera para alojar allí desde libros hasta el televisor.

El área íntima,  con 2 esbeltas columnas, atravesadas por un plano horizontal, componen  un  plano flotante. Los dos dormitorios, el baño principal y el cuarto de lavado,  completan el sector. Los  baños conservan la idea de los baños antiguos, pero su materialidad y propuesta son contemporáneas.

La funcionalidad, se incorporó a esta tipología de vivienda, para dar confort a sus usuarios.

Como detalle, una escalera circular,  accede a la inmensa azotea, que sirve de observatorio natural. La casa de huéspedes, también pose una propuesta netamente contemporánea en su interior, con tipología de  mini loft, de  60 m2. con  hogar a leña, baño, cocina, comedor, living y un entrepiso para dormitorio.

La piscina, se integra a la propuesta como un gran plano de agua de 4m de ancho por 16m de largo, con un solarium de 6m por 2m y un borde perimetral en losetas antideslizantes color arena yen su interior una guarda superior de murvi del mismo color. El interior fue pintado con caucho clorado del mismo color arena,  así  el agua compone un color diferente en su reflejo.

[wpgmza id=”80″]

Ubicación: Funes, Santa Fe, Argentina

Arq. Melina Manasserri