Claves para una decoración en blanco

  • Sin duda el blanco es una gran elección para decorar casas frescas, relajantes y visualizar ambientes más amplios.

Para sacar el máximo partido de la decoración en blanco, tan to en elegancia, atemporalidad, pureza, sencillez, belleza e iluminación las mejores claves son:

Elegir diferentes tonos de blanco para lograr un efecto de mayor volumen entre el  pisos, las paredes y los muebles, para que no se convierta en una “torta decorada en blanco”

Apostar a una selección de textiles con diferentes texturas para “recortar” en alfombras, almohadones, mantas y pantallas de lámparas.

Sumar el plateado o dorado como aliados en pequeñas dosis en lámparas de pie, floreros y patas de algún mueble y que la terminación en lo posible no sea muy brillante, por eso elegir tonos satinados.

Banquetas, cómodas y baúles seleccionados en tonos de blanco como accesorios personalizan el ambiente y se convierten en los aliados perfectos del orden. Se las considera piezas comodín.

Jerarquizar el ambiente con juegos de luces y sombras, incluir nichos o estantes sobre  alguna pared para que el espacio tenga cadencias u objetos que generen volumen sobre un muro, ya que al tener volumen con las luces también producen sombras.

Con el blanco se pueden incorporar maderas en tonos claros y medios, con esto se consigue un espacio armónico sin contrastes de impacto.

Considerar que el blanco requiere un mayor mantenimiento que otros, por eso al elegir los textiles y materiales deben ser de limpieza sencilla y fácil mantenimiento.