Edificio Altamira, Arq. Rafael Iglesia

Edificio Altamira, Arq. Rafael Iglesia.

  • Proyecto del Arq. Rafael Iglesia, premiado varias veces, en la ciudad de Rosario.

“El Programa

El movimiento moderno no nos dejó solo su estética, si no que también su ética: En una vivienda, la especificidad de sus funciones nos mostró que había un dormitorio para los padres (para la procreación), y otro para los niños (dos, si es que eran de sexos distintos). Esta especificidad funcional es lo que se cuestiona en mi edificio, ya que la unidad familiar no es tan grande como solía ser, un cambio que podría ser rastreado en la ética, rastros que acá no podemos seguir.

Estructura
Deleuze introduce una descripción de los dos partidos de funcionamientos opuestos, Chess and Go, una descripción que bien puede ilustrar dos formas de trabajar dentro de la Arquitectura. En una arquitectura codificada, todos sus elementos funcionan como las piezas de ajedrez: tienen una naturaleza interna o propiedades intrínsecas que las hacen ser lo que son. Así, una ventana es siempre una ventana, una puerta es una puerta, una viga, una viga, y esto se demostró con cada componente. Ellas diseñaron las funciones y los movimientos. Cada una de ellas es un sujeto de la enunciación con un significado relativo, los significados relativos se combinan en un sujeto de enunciación.

En mi edificio, intento lograr lo contrario. Lo que estoy tratando de mostrar son sólo las vigas, tratadas como simples unidades cuya función es anónima, colectiva y de una tercera persona, como las piezas de Go. Aquí, las vigas no se convierten, como elementos, sujetos con propiedades intrínsecas, sino que con propiedades derivadas de su situación: pueden convertirse en una pared, una ventana, una puerta. Tal vez, van a “actuar” sus papeles, para apoyar algo, y esas funciones dependerán del lugar que ocupan en el espacio. El haz se mueve alrededor persistente, construyendo, destruyendo, bordeando, subiendo y bajando, apoyando, persistiendo, yéndose y desapareciendo cuando menos se espera, sin alterar la unidad. Dentro de “la Obra”, el haz puede convertirse en el héroe o el mayordomo, que aparece o desaparece sólo cuando eso se requiere para el destino que debe cumplir.”

[nggallery id=177]

[ad name=”468×60″]

[wpgmza id=”149″]

 

Arquitecto: Rafael Iglesia
Ubicación: San Luis 470, Rosario, Argentina
Colaboradores: Andrés Lombardo, Mariano Fiorentini
Cliente: Conystar SRL
Año Proyecto: 2001
Área Proyecto: 1180 m2
Área Terreno: 147 m2
Cálculo estructural: Ing. Bollero e Ing.Campodónico
Empresa Constructora: Conystar SRL
Fotografías: Gustavo Frittegotto,  Cucurell Manuel