Los espejos y la decoración

Los espejos y la decoración.

  • Los espejos son un aliado irreemplazable cuando se decoran espacios pequeños. La sensación del espacio disponible es completamente distinta.

El estilo contemporáneo en decoración trae consigo la sencillez en las formas. Se evitan los grandes marcos en el diseño de espejos como complementos de muebles. Este  concepto para los espejos, los hace cada vez  más sencillos. Una gran mayoría de los espejos de estilo moderno contemporáneo utilizan marcos minimalistas que nada tienen que ver con los opulentos diseños de marcos del estilo neoclásico.

Los espejos, como accesorios de tocador y objeto manual se usaron en las civilizaciones egipcia, griega, etrusca y romana.  Se realizaban con metal bruñido, generalmente cobre, plata o bronce; este proceso se lo conoce como plateo. Tenían forma de placa redonda u ovalada, decorada  con grabados o relieves mitológicos en el reverso y con mango tallado para asirlos cómodamente; de ellos, se conservan todavía  ejemplares en algunos museos arqueológicos. Recién  en el siglo XIII se comenzó la fabricación de los de vidrio y de cristal de roca sobre una lámina metálica, o con amalgama de plomo o estaño que son los espejos azogados, sin dejar  de construirse los de sólo metal hasta el siglo XVIII.

El espejo, como accesorio en un cuarto, comienza en el siglo XVI,  aunque durante los dos siglos anteriores se citan algunos ejemplares históricos  era poco conocido y su uso no era corriente. Se presenta con marco  y pie artístico y ocupa un lugar distinguido en los salones como objeto movible y de dimensiones reducidas. Hacia fines del siglo XVII las fábricas venecianas logran construir espejos de mayor tamaño y desde entonces sirven como objetos  decorativos en los salones, en los que ocupan un lugar destacado, porque además sirven para multiplicar la luz de las velas, estos ejemplares con velas se denominaron cornucopias.

Los espejos modernos consisten de una delgada capa de plata o aluminio depositado sobre una plancha de vidrio, la cual protege el metal y hace al espejo más duradero.

Los espejos sirven a la decoración en cuanto a multiplicar  la ampliación del local o ambiente en el que se colocan, por replicar la luz y multiplicar la imagen. Es importante tener en cuenta la ubicación del espejo y antes de hacerlo en forma definitiva, pensar si queremos alargar el espacio o ensancharlo. Actualmente los espejos vienen en grandes dimensiones y también pueden tener iluminación con leds.