Obras del arq. Francisco Roca i Simó en Rosario

Obras del arq. Francisco Roca i Simó en Rosario

  • En 1880 Cataluña, se siente con fuerzas para diferenciarse del resto  de España. En la cultura el Modernisme se expande en toda la región. El arq. Francisco Roca i Simó reflejó en sus obras esta corriente.

En arte y arquitectura, aunque también en otras expresiones, como la gráfica, el Modernismo es la manifestación cultural que representa ese momento. Aunque en Argentina fue la expresión de todas las comunidades españolas. El talento de algunos arquitectos, artistas y artesanos, más el desarrollo industrial de la época manifestó una expresión singular en el mundo formal.

Este movimiento se da en Rosario con el arribo del Arq. Francisco Roca i Simó, nacido en Mallorca con título de arquitecto en el año 1906 fue contemporáneo de Gaudí, el mayor exponente y creador de esa corriente .  En Rosario, en el transcurso de pocos años se da su producción arquitectónica. Relacionado con la Flia. Cabanellas se vincula a la colectividad española que le encomienda la concreción de algunos proyectos: el Club Español de Rosario en calle Rioja 950, la Asociación Española de Socorros Mutuos, en calle Santa Fe y Mitre, el Palacio Cabanellas, en la esquina de Sarmiento y San Luis, con la mejor cúpula de Rosario. En la misma manzana sobre calle San Luis está la Confitería La Europea. El Edificio Remonda Monserrat, hoy Banco Monserrat en Entre Ríos 579 al 87; y el Banco de Castilla y Río de la Plata, hoy propiedad de la empresa Transatlántica en la esquina de Mitre y Rioja.

Son todos edificios, algunos monumentales, con gran riqueza en los tratamientos de los materiales y excelencia en el trabajo de la mano de obra. Todos representan el prestigio de la colectividad y un trabajo artesanal muy calificado cercano al Modernismo Catalán, destacándose el trabajo del hierro, el uso del vidrio y azulejos, mosaicos y vitrales con ornamentaciones antropomorfas, zoomorfos y también motivos heráldicos.

En el Modernismo como en el Art Nouveau se trabaja con profusión en “las artes aplicadas”. Y se destaca la artesanía puesta al servicio de la Arquitectura. Por esa época arribaron a Argentina y a Rosario muchos artesanos extranjeros, expertos en técnicas en vidrio, madera, y hierro. Además la era industrial posibilitaba la difusión de elementos de construcción dispuestos en catálogos, para ser elegidos, encargados y luego aplicados a las construcciones. Son ornamentaciones en hierro de fundición con o sin aleaciones y ornamentos en otros materiales para yesería y vaciados para piedra parís.

Había catálogos de carpintería, mayólicas para revestimientos, pisos de mosaicos, artefactos sanitarios y modelos decorativos para las fachadas y los interiores, pinturas para cielorrasos y muros, vaciados en yeso para ménsulas y figuras, con la posibilidad de ser combinados entre sí. Todo esto posibilitó la expresión de la pujante clase media de Rosario que utilizó  estos ornamentos, destacándose el vidrio en vitrales y otros usos, como luminarias y formas definidas en cuanto a espesores y colores, utilizados en carpinterías, puertas cancel y las marquesinas destacando de los ingresos.

El uso del hierro se destaca con características nuevas, incluso amalgamado con otros metales. Se destacan los diseños de rejas de balcones, rejas para suplantar muros, con temas de vegetales, pero de manera siempre estilizados, a veces abstractos.

La  capacidad creativa de Francisco Roca i Simó  hace de estos edificios perfectos exponentes de la corriente modernista en Argentina.

Sociedad Española de Socorros Mutuos